viernes, 9 de marzo de 2012

Señales Divinas

No es que crea especialmente en las señales divinas, Pero si las hay, esta mañana he tenido una. Venia de dar mi paseo matutino de costumbre y por aquellas cosas de la vida he cambiado el trayecto. He decidido venir por una de las arterias principales de mi ciudad, y que la atraviesan de norte a sur. En pleno centro veo acercarse una persona que identifico como un antiguo compañero de trabajo Hacia posiblemente más de 15 años que no le veía. No es de esta ciudad, y esa fue la causa que se fuera de aquella empresa, buscando un trabajo más cerca de su domicilio. Apenas tendría 20 años cuando se fue hoy esta casado y con dos hijos, según me ha contado el mismo.

Muchas han sido las cosas que hemos recordado. También hemos hablado de la gente que por aquel entonces trabajaba en aquella empresa, y que alguna por circunstancias de la vida ya nos dejo. También me ha recordado, todo lo que hacia, el en su juventud, y que yo me veía obligado a ponerle freno, en mas de una ocasión. El tiempo que hemos estado hablando nos ha pasado volando, pero a el su trabajo actual le reclamaba y estaba claro que un momento determinado deberíamos acabar la conversación.

Estando animadamente charlando en un cruce, se para en el semáforo un autobús y suena un claxon. Era el autobús que hace la línea desde la población de este chico, con la capital. Mi sorpresa ha sido al ver el conductor. Otro chico que también trabajó conmigo, y que dejo la empresa después que yo. Por la ventanilla nos ha dicho. -Bajaría pero no puedo. El semáforo se ha puesto verde, y con otro toque de claxon se ha ido mientras nos saludaba con la mano.

El conductor del autobús curiosamente es de la misma población que mi interlocutor. Yo desconocía que tuviera carné pasa conducir autobuses por eso ha sido aun mayor mi sorpresa. A este ultimo hace menos que le vi, puesto que ya he contado que me fui yo antes de la empresa. No obstante el vivir en una población vecina que no frecuento hace que tampoco le hubiera vuelto a ver hasta hoy.

Hemos seguido con la charla y me ha dicho que los motivos por los cuales, el actual conductor del autobús se fue de la empresa, fueron que le exigieron demasiado. Era un tipo que tenia un puesto de alguna responsabilidad, con gente a su cargo. Llegaron los primeros recortes y le fueron quitando personal de su sección, obligándose el, a ir también a veces en sábado y domingo, para asi suplir con horas la falta de personal y poder sacar el trabajo adelante. Tanto apuraron que al final, además de responsable era el brazo ejecutor del trabajo de su sección, por que apenas le dejaron personal, con lo que se vio agobiado y después de algunas diferencias con la dirección de la empresa lo dejo.

Cuando nos hemos despedido estábamos totalmente actualizados de la situación de cada uno de nosotros, y naturalmente con un montón de recuerdos en la mente de una época que no se si fue mejor, o peor. Pero desde luego fue diferente.

No se si existen la señales divinas. Pero si existen sin lugar a dudas esta es una de ellas Quizás me quiera decir algo el destino. En cualquier caso siempre resulta gratifícate un acontecimiento así, que me hace enfrentarme al día con un humor, y una visión de lo cotidiano diferente. Si desde luego es una señal y algo tiene que ocurrir aquí estaré para escribirlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada